in

Mi pequeña Venecia por siempre

Hola mi pequeña, cómo ha pasado el tiempo! Desde siempre he luchado para que estés bien, para que nuestro futuro fuese el más ideal. Anoche soñé contigo y el sueño todo era distinto y eso despertó esperanzas apagadas, por tal motivo escribo estas líneas para ti.

Los últimos años no te han dado el mejor trato pero continuas radiante como siempre, a pesar de tu tristeza el brillo de tus ojos es comparado con el sol radiante de la mañana, tu extenso cuerpo rico en belleza natural lleno de manantiales que alimentan la frescura de tu corazón, aun así veo tu alma demacrada, tu color mestizo combinado con tu cultura demuestras lo bondadosa que aun eres y lo fuerte que has sido; pero en el fondo suplicas mi presencia en millones de indiferencias.

Reflexionando un poco hubo algo que nos confundió, nos hizo apostar y no funciono y poco a poco se nublo el panorama, caímos, nos dividimos, empezó el odio, ilusiones falsas donde la ignorancia te segó, apostaste a un cambio que nunca llego, el peligro no lo percibiste y te engañaron mi pequeña. No te miento; pensé en dejarte, irme bien lejos como un vil cobarde, salir huyendo de un infierno sin salida, al ver como poco a poco te desmoronabas, te desangrabas, mientras tú pensabas que hacías lo correcto, te dejaste convencer de esa nueva propuesta mientras lloraba tu abandono, resistía tu desgracia, mi última decisión era huir y darte la espalda dejando a la fortuna tu bienestar y futuro.

Pero me he dado cuenta lo que eres y significas para mí, que mis ideales de lucha, de unión, de cambios, de sueños, de justicia, junto a mi inteligencia racional serán mis armas para reconquistarte y que vuelvas a ser la misma de siempre, quiero darte ese gran apoyo que tanto necesitas, rescatar esos valores perdidos, revivir esos principios enterrados, mi arraigo hacia ti reforzarlo y multiplicarlos en mi prole para que juntos volvamos a ser lo que en principio éramos y que nunca supimos que nos pasó, un odio enardecido me hizo olvidar lo tanto que compartimos, lo bien que la pasábamos sin temor a nada, pero como la nada todo se fue perdiendo y llegamos dónde estamos; donde nunca desearíamos estar, fueron errores que se pueden enmendar, decisiones mal tomadas, palabras que podemos corregir, momentos que podemos olvidar, pero debemos actuar, sin vacilar, unidos en un mismo norte para lograr nuestra felicidad.

Esta mañana recordé las salidas al cine y luego el caminar de vuelta agarrados de las manos entre besos y caricias; apuñalados por un mosquito sediento que al matarlo era la única sangre que se podía ver, aquellas tardes de verano contemplando el atardecer muchas veces en amanecer, te volvías exigente pero sabias que yo siempre en algún lugar encontrarías lo que te gustaba, saludábamos a la vecina, ayudábamos al anciano, un niño a la escuela nos daba los buenos días y cada día soñábamos con mejorar y ser felices.

El estar contigo día a día aumentaba mi pasión hacia ti, tus montañas me brindaban frio en el calor y mi corazón latía al ritmo del Catatumbo, me abalanzaba en tus llanuras hasta llegar a descubrir tu tesoro y sumergirme en el mar de tu belleza para así terminar solitarios amándonos en los médanos y atrapados en una sola sombra. Recorrer tu hermoso cuerpo de punta a punta sin zona de reclamación hacia cada vez más amarte sin descanso.

Pero unidos desde este momento construiremos un futuro deseado, un futuro cuesta arriba pero con un camino correcto, sin descansar, recuperando todo lo perdido, renaciendo ideas, uniones, fraternidad, abrazados en una misma dirección sin titubear, apoyando las actitudes, reforzando las aptitudes, generando confianza en el bienestar, por favor despierta ya mi pequeña, esta pesadilla está por terminar; necesitamos estar juntos para siempre.

Te pido perdón si con mi indiferencia te hice daño, llegue a pensar que lo nuestro no tenía solución, pero te amo tanto, te necesito tanto y por conocerte tan bien sé que sufres mucho aunque tu apariencia diga lo contrario, en el fondo de tu corazón necesitas un gran cambio dado por millones de neuronas que aporten y lo den todo por tu definitiva recuperación; que el color rojo de tu sangre, el azul de tu mar y el amarillo de tu resplandor se unan para dar ese marrón de tu piel morena, por tal razón te escribo estas líneas resumidas en una carta que al leerla no te sientas sola, que si hay un mañana y que necesito que seas ­:

MI PEQUEÑA VENECIA POR SIEMPRE.

Autor: Mario Vargas

What do you think?

Newbie

Written by Mario Vargas

Deja una respuesta

Aprecia lo que tienes y olvídate de lo que no tienes

No pospongas lo que quieras hacer