in

Ajeno

Sentía desenfreno, adrenalina, miedo, las manos le temblaban. Quería gritar y callar al mismo tiempo. Tenía tantas ganas de decir lo que sentía y sabía que no podía. Cada vez que lo veía era lo mismo. Volvía con miles de sensaciones en el cuerpo, tantas que le provocaban náuseas. Cambiaba su ropa, pensando si aquel atuendo que llevaba puesto había logrado el cometido de captar su atención, distraer su mirada de la persona con la que conversaba, solo para verla, para mirarla por un segundo, para apreciar lo que ella intentaba hacer por él.         

Quería que la entendiera sin hablar. Que sólo la mirada pudiera decirle lo que por dentro llevaba, un fuego interno, una pasión oculta.

Y así, se metía en la cama vacía, deseándolo, pensando en su cuerpo, imaginándolo tan cerca. Era tan real ese deseo, que podía sentir el calor de su compañía, hasta que volvía el frío de la realidad. Estaba sola. Sabiendo que así seguiría siendo por más fuerte que lo deseara. Él le era ajeno.

What do you think?

100 points

Total votes: 2

Upvotes: 2

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Loading…

0

Cuanto me aferré a ser quien creí que era.

Segundo