in

LoveLove

El dolor que hay afuera

Una burbuja, una dualidad, un lugar a donde escapar, seguir aquel color esperanza que hace brotar flores de felicidad, así percibía mi vida hace tiempo; pero un día llegó un extraño, alguien ajeno a mi realidad; y perpetró en mis entrañas, haciéndome dudar de la avaricia y egoísmo por mí misma; aquel extraño robó mi alma, mis sentidos, mi mente y mi razón. En ese momento sentí una bofetada, que me hizo despertar; ese extraño logró que deje de pensar en mí, que me dé cuenta que existe un mundo afuera y personas a las cuales amar.

Cuando ese extraño llegó, mi ser se comprometió total y completamente con él; lo amé, lo idolatré, sentí que mi vida cobraba el color de repente; me aventuré con él y salí a explorar el mundo.

Pero ese amor, ese sentimiento de pasión que me albergaba cada vez que sus labios rozaban con los míos, tuvo su fin. No sabría decir si el amor existe o no, pero puedo asegurar que cuando termina, duele más que diez mil puñaladas en el pecho.

Y sí, ese extraño se fue, descubrió una nueva burbuja, más colorida y con más lugares por explorar; y sí, cuando se fue atravesó la mía con tanta crueldad, que las gotas que desprendió al desvanecerse fueron lágrimas de mi alma.

What do you think?

0 points

Deja un comentario

Loading…

0

Buscando un talento