in

Alas de fuego

No has de decir nada
ya todo está dicho, nada queda
aunque, quizás me equivoque
pero no creo; tu mirada en mi mirada
mariposas, alas de fuego, queman
no mis entrañas, mucho menos las tuyas
se posan simples sobre la piel, externas
como todo lo tuyo,
sobre llagas, que al roce rompen
¿dolor? NO
¿sufrimiento? más probable
y tu mirada, hielo, frío
tanto, pero igual vacía
que igual conozco y así desprecio
no hables,
que igual te ignoro o no lo hago
pero te huyo
así, quedándome, voy y vuelvo
se acabó
para quizás
empezar de nuevo

Ya no valen tus palabras
menos las mías
sólo mariposas, alas de fuego
no has de decir nada
mirada fría.

What do you think?

Deja una respuesta

Futuro del niño solo

Loca vida