in

Desde el Cautiverio

26 de Enero de 2013

Te escribo a distancia desde un sitio que desconoces. Quizá te suene familiar, es el centro de atención por sus trágicas experiencias. Posee una barrera impenetrable pero con un interior atractivo. Y aunque pocos han entrado, otros pocos salen vivos de su laberinto. Mi estancia ha sido agradable, por eso de las dudas, permíteme contarte. Todos los informes publicados son reales, aunque muy inconstantes; de mañana arde, por las noches llueve sin cesar; con la esperanza viva de un cambio que no ocurre. Todo es similar desde mi supuesto encarcelamiento; no siempre es divertido, me aburre el silencio; no puedo mentirte, me conoces. A veces me siento comodo aquí, creo que fue mi voluntad; tengo gustos raros, ya sabes.

No puedo ver a los lejos a causa de la contaminación; no hay un futuro, ni siquiera mi reflejo. Este enorme y oscuro cristal entre dos mundos, solo me permite ver a otros. A ti no te percibo, por más que me esfuerce; ellos viven de forma diferente, puedo notarlo en sus rostros. ¿Qué está pasando contigo? Solo estoy, dijiste que permanecerías conmigo; incluso, parece ser, según me han contando, que te han visto vagar sin rumbo fijo. ¿Acaso has perdido la dirección? Si es así, espero que esto llegue pronto en tu buzón. En donde has dejado tus tesoros y has permitido que otros escarben, y lo deboren las aves. 

No sé cuánto tarde, pero tengo la esperanza de volverte a ver, aunque estés distante mi amor. Te extraño, vuelve pronto a este lugar, en donde me dejaste y te alejaste. Ponte en contacto conmigo, no te aisles, no te hagas más daño. Todavía hay solución. Porque no puedes sacar de la mente, algo que está en tú corazón. 

Con cariño:

Tú látido más constante.

Written by Samuel

Soy un compositor de locuras y seminarista reformado con corazón pastoral. https://t.co/nd8zOIXPDp

What do you think?

98 points

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Loading…

0

Cuelga el Celular

Mi ventana